ALTAR EN HONOR DE DON ANTONIO NARRO



Alumnos de la UAAAN  le rindieron  homenaje a su fundador  con “La Cantada”, ofrenda representativa del centro-norte del estado de Veracruz, instalada en la Biblioteca “Egidio G. Rebonato” de la propia universidad.

 


 

Carlos Díaz Quintana, alumno de décimo semestre de Ingeniero en Agrobiología,  hace cinco años tuvo la iniciativa de montar el altar de muertos en la Institución y a través de los años ha presentado la ofrenda según las tradiciones de su estado natal Guanajuato, de Michoacán, de Chiapas, de Hidalgo y ahora de Veracruz.

 


Carlos, Julissa Genchi, Karla González, Omar Nájera, Gustavo Pedraza, Luis Miguel Pedraza, con apoyo de los profesores del Departamento de Difusión Cultural, han realizado  esta tarea de preservar y dar a conocer las tradiciones en esta fecha tan importante para la cultura de nuestro país.

 

 

 

Ante la Encargada de la Dirección General Académica M.C. Elizabeth de la Peña Casas, el Director de Comunicación Dr. Francisco Javier Valdés Oyervides y el Jefe del Departamento de Difusión Cultural, Lic. Armando Rodríguez Pérez, el joven Díaz Quintana explicó que “La Cantada” es una fiesta originaria de Naolinco de Victoria, Veracruz, ubicado al centro - norte del estado, y data de tiempos prehispánicos cuando los totonacas dominaban estas tierras. Esta fiesta son ritos que han pasado a través de generaciones y que manifiestan la fe y las tradiciones de un pueblo que recuerda a sus antepasados con especial devoción.

 

 


 

“La Cantada” se transformó y a la Conquista Espiritual, los cantos que los indígenas entonaban a sus muertos, cambiaron por alabanzas a los santos e imágenes católicas, lo que sobrevive hasta estos días.

 

 

Esta ofrenda no se rige por niveles, el “cielo” está formado por colorido papel picado; tiene arcos de ramas verdes adornadas con flores, frutas de la región, veladoras, flores de la estación y un tapete de aserrín con formas de flores y figuras.

 


Esta fiesta dura tres días, el primero dedicado al arco de los ángeles (los niños) a quienes se les ponen dulces y fruta; el segundo día se dedica al altar familiar, con frutas de la región e imágenes sacras y de los familiares difuntos y el tercero, dedicado a las ánimas solas, donde presentan imágenes sacras exclusivamente y es para personas que murieron solas o no tienen familiares.

 


En el altar se muestra un traje típico que elaboró Carlos Díaz Quintana especialmente para esta ocasión y que se usa en la Danza de los Negros, pieza que se baila en esta fiesta que dura toda la noche y donde los pobladores van al panteón a visitar a sus muertos y de regreso llegan a las casas de los familiares en donde cantan y la familia les ofrece comida.

 


Los asistentes admiraron la belleza del altar y felicitaron a los jóvenes quienes dijeron: “con el altar le rendimos tributo a Don Antonio Narro, por prestarnos su casa, la Universidad y la adornamos para sentirnos en ‘nuestra casa’”.


ImprimirCorreo electrónico